La Casita Sanadora

SANAR ES SANARSE

AquaHealing

AquaHealing: siente la magia del agua

¿Qué es AquaHealing*? 

A nivel físico, AquaHealing es más o menos fácil de definir. Pero esa no es la definición que importa. Lo que importa es el “para qué”. ¿Para qué sirve? Para sanarnos. En este sentido, hay que dejar muy claro que AquaHealing es, antes que nada, una medicina muy poderosa.

Momento de una sesión de AquaHealing en piscina.

Momento de una sesión de AquaHealing en piscina.

¿Cómo funciona el AquaHealing?

Honestamente, por muchas palabras que pongamos, sólo podremos acariciar la superficie de lo que sentimos al recibir una sesión de AquaHealing. Para nosotros, AquaHealing es magia: no sabemos por qué funciona, pero sabemos que funciona.

Sabemos por experiencia propia que libera todas las emociones negativas atascadas en nuestro cuerpo, todas esas emociones que evitan que la energía fluya libremente en nosotros; emociones que no nos permiten vivir de forma fluida.

El agua rompe todas las estructuras que tenemos dentro que necesitan ser destruidas, rompe todo lo rígido, todo lo que nos impide evolucionar y llegar a ser nosotros mismos.

AquaHealing es, por tanto, un viaje acuático a nuestro verdadero ser. Porque sanar es eso: llegar a ser uno mismo.

Momento de una sesión de AquaHealing en piscina.

Momento de una sesión de AquaHealing en piscina.

¿Cómo es una sesión de AquaHealing?

Una sesión se realiza en el mar o en una piscina de un metro de profundidad, y dura entre 45 minutos y 1 hora y media, depende de las emociones que surjan durante la sesión.

La sesión consta de 3 partes:

  1. Pequeña charla (5-10 min): te contamos lo que haremos y cómo lo haremos.
  2. Sesión en el agua (20-40 min): te estiras en el agua boca arriba (con la ayuda de unos corchos) y nosotros te movemos. Tú sólo debes dejarte ir, relajarte y confiar. Entonces ocurre la magia y experimentas aquello de “be water, my friend”.
  3. Toma de tierra (15-30 m): salimos del agua y te realizamos algunos masajes que te ayudan a volver a conectar con la tierra.

¿Qué se siente durante una sesión?

Una vez te has relajado suficientemente mediante los movimientos en la superficie del agua, te empezamos a sumergir de forma muy progresiva. 2 segundos, luego 4, etc. Y aquí, cuando empiezas a estar bajo el agua es cuando realmente la magia ocurre: si estando en la superficie llegas a una gran sensación de relajación, al sumergirte llegas a un estado de meditación profunda, de “no-mente” (no-mind state):  un estado casi imposible de conseguir mediante la meditación estándar o practicando Yoga.

Cuando entras en este estado de meditación profunda o “no-mente”, de repente eres tú mismo de nuevo: tu ser esencial. Ya no eres tu nombre, ya no eres tu profesión, ya no eres un ciudadano de no sé qué país ni hijo de tus padres ni “la pareja de”, ya no eres lo que piensas, ya no eres lo que crees: tu falsa identidad (esa máscara que algunos llaman Ego) se desvanece y ya no eres nada y eres todo a la vez. Eres agua. Fluyes. Y aquí empieza la sanación.

El agua lo rompe todo, lo libera todo, y entonces las emociones estancadas salen a la superficie: desde risas y profunda e inexplicable felicidad, hasta llantos y tristeza, pasando por rabia y gritos de desesperación. El viaje es siempre diferente, según las necesidades de sanación de cada uno; según lo que inconscientemente cada uno está dispuesto a sanar.

Todo lo que tú nunca te permitiste sentir, todo lo que te quedaste dentro, todo lo que hay en ti que pide salir… Todo esto el agua lo saca a la luz y lo limpia, y en el agua se queda. Por eso no hay que reprimir ningún sentimiento que aparezca durante la sesión. Todo sentimiento, por muy doloroso o extraño que parezca, es una parte de ti que necesita ser vista. Y cuando la miras directamente a los ojos, desaparece.

Así que, ¿escoges estar bien de una vez por todas?

*AquaHealing es el nombre que nosotros hemos dado a la técnica originalmente llamada Wataflow, creada por Océano Salvatore Russo: www.oceanwataflow.com. Cambiamos el nombre para destacar el elemento más distintivo del Wataflow: su poder sanador.

3 Comentarios

Añade el tuyo →

  1. Mi primera sesión de AquaHealing fue una experiencia única. El acompañamiento que realizó Bea (en mi caso), me hizo sentir muy cómoda. Sensaciones de flotar en el aire y agua, paz, armonía.

  2. Hace una semana hice una sesión de AquaHealing con Cesc y Bea (La Casita Sanadora) y me quedé alucinado. Más allá de las increíbles sensaciones que tuve durante la sesión, al finalizar, advertí que el dolor que sentía en mi rodilla desde hacía unos seis meses… ¡¡¡HABÍA DESAPARECIDO!!!

    Ya ha pasado una semana y sigo sin dolor.

    Desde aquí mi agradecimiento a Cesc Giralt, Beatriz, y a la magia sanadora del agua…

  3. El otro día hice AquaHealing y terápia vibracional con cuencos tibetanos con Cesc y Bea. Solo tengo palabras de agradecimiento.
    La terapia con cuencos es poderosa. Me quedé en un profundo estado de paz.
    El Aquahealing, esto es otro historia: INCREIBLE. Sientes como fluyes en el agua, como tus poblemas se disuelven, como desaparece la ansiedad. Entré al agua medio mal y salí con energía para afrontar cualquier cosa. Creo que nunca he hecho una terapia con un efecto tan positivo. Pura magia.
    Mil gracias amics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2018 La Casita Sanadora. Tema de Anders Norén.