A partir del 2018 decidimos colaborar con este precioso proyecto de Salud Menstrual en areas rurales de Nepal. A final de cada mes hacemos recuento de nuestras ganancias y enviamos parte de ellas a esta iniciativa. Así, siempre que participes en alguno de nuestros talleres, vengas a alguna clase de yoga, te des un buen masaje o recibas alguna otra terapia de las que ofrecemos, tu también estarás ayudando a que la menstruación deje de ser un tabú.

Hace años que quedé enamorada de Nepal, y cuando conocí este proyecto me vi inevitablemente atraída y ahora estoy entusiasmada de poder colaborar.

No podemos ni imaginar por lo que estas mujeres pasan al verse marginadas y aisladas de la sociedad durante los días que menstrúan, muchas de ellas encerradas en esas cabañas, pero muchas otras, aún sin cabañas físicas, son encerradas y aislada socialmente, tiene prohibido tocar elementos religiosos, comida o incluso agua. Solo la suya. Yo misma viví una situación así en mi última estancia en Nepal, en un Ashram, bastante cerca de Kathmandú (está discriminación no solo pasa en areas rurales lejanas y remotas..). La chica que se encargaba de la cocina, y a la que yo habitualmente ayudaba a preparar comida, servir platos etc me prohibió entrar en la cocina al enterarse que estaba menstruando, no podía tocar la jarra de agua, ni servir los alimentos, bueno, ni estar cerca de ellos. También me indicó que tuviera extremo cuidado de no tocar a ninguno de los monjes que vivían allí. Ese día comprendí cuan impregnadas de cultura estamos, y cuantas veces somos nosotras, las mujeres, las que nos empeñamos en continuar con esos rituales, esas creencias. A los monjes, para ser sincera,  parecía no importarles que yo menstruara o no, parecía que solo ella estaba preocupada de mi menstruación y mis actos menstruando.

No podemos permitir que ninguna mujer piense que tocar agua mientras menstrúa hará de ese agua un líquido impuro. Menstruar es de echo pureza, limpieza. Intenté explicarle eso a la chica. Me miraba y oía sin escucharme ni entenderme.

Toda la información del proyecto la encontrarás en la página web de ONG Bearty.